Immortal Randy Rhoads - The Ultimate Tribute

Various Artists

Dicen que Zakk Wylde declinó la invitación de Bob Kulick, el guitarrista fantasma de Kiss y especialista en discos de ‘tributo’, para participar en el ultimate homenaje al gran Randy Rhoads, tan grande como desconocido pese a ser uno de los precursores del sonido de la guitarra eléctrica tal y como la conocemos hoy. Un genio que se tragó un trágico accidente aéreo cuando apenas había empezado a soltar su creatividad –tenía 25 años- en Quiet Riot y poner música al descerebrado de Ozzy Osbourne.

Hizo bien Wylde en hacerse el loco. Seguramente se dio cuenta rápido que todo es un montaje a mayor gloria de Ripper Owens, el ex Judas, cuya garganta en claramente la protagonista de un álbum en el que canta 8 de sus 11 canciones y que está cosechando unas críticas bastante dolorosas en el gremio especializado. Y eso que en total hay nada menos que 20 “estrellas invitadas”… Para disimular, el primer tema, Crazy Train como es lógico, lo interpreta Serj Tankian (System of a Down).




Pero en Guitars Exchange lo que nos interesa es saber quién se responsabiliza de las seis cuerdas para un bolo que no es tan sencillo como parece. Y tampoco se trata de hacer el ridículo ante sus respectivos fans. De hecho, en general son los que salvan este Ultimate tribute un poco de andar por casa.


La lista arranca con Tom Morello, de Rage Against the Machine, al que siguen Doug Aldrich (Whitesnake); Jon Donais (Shadows Fall, Anthrax); Alexi Laiho (Children of Bodom); Bruce Kulick (hermano del productor, Kiss); George Lynch (Dokken); Dweezil Zappa; Joel Hoekstra (Whitesnake); Gus G. (Ozzy, Firewind); Brad Gillis (Night Ranger) y Bernie Tormé (Ozzy, Gillan…).


Como se puede comprobar, un elenco suficientemente atractivo como para darle una escucha. El resto de invitados tampoco desmerece, como Vinnie Appice a la batería. El juicio negativo de la crítica especializada huele en este caso a cierta ‘mala leche’ cuyo destinatario no es otro que Tim Ripper Owens. Algo de razón no les falta.